search instagram arrow-down

Categorías

Estadísticas del sitio

El Arte de Pintar de María Luisa Fernández Campos

Ya desde niño mostré mi afición a la Pintura porque mi padre compraba libros de donde pude conocer las obras mas destacadas de los grandes pintores y cuando tuve la ocasión y oportunidad comencé a visitar museos, el primero de ellos el Museo del Prado en Madrid. Me unía a grupos con guía para poder entender el significado que el artista quería transmitir y aprendiendo poco a poco fui adquiriendo conocimientos nuevos.

Pude admirar los cuadros de los grandes maestros como

Doménikos Theotokópoulos, el Greco “El caballero de la mano en el pecho”

Goya “Los fusilamientos del 3 de mayo” y sus pinturas negras y sus majas

Velázquez (Las Meninas)

Sorolla “El Baño del Caballo” conocido también como «El caballo blanco«, es uno de los cuadros más reconocidos de Sorolla

Jheronimus van Aken y su obra del Bosco y es que El Jardín de las delicias muestra el destino del ser humano, desde la creación hasta el fin de los días

Mujeres hilando de MAria Luisa Fernández Campos-Mos-Pontevedra

Descubrí un cuadro que me encantó “Mujeres hilando” Obra de  María Luisa Fernández Campos , residente en Tameiga-Mos, una buena amiga y artista a la que deseo incluir en mi publicación para animarla a que exponga sus obras que según creo son muchas.

Los conceptos de distancia, medida, distribución del espacio, la relación de la figura con el fondo, las proporciones de las figuras esquemáticas, las sombras, las plantas y la proyección tridimensional le dan calidad a la obra.

http://CARTA DE SERVICIOS (vigo.org)

 

Tema mujer tejiendo de otros autores

Este es uno de los cuadros de Marie Elisabeth Aimée Lucas-Robiquet artista orientalista francesa fallecida en 1959. con tendencia hacia el impresionismo razonable y  reconocimiento artístico dentro del aclamado Salón de la Société des Artistes Français de París

Observar la similitud con la pintura de María Luisa Fernández Campos

Esta acuarela de Manuel María Paz (1820-1902) muestra a dos amerindias en la provincia de Pasto (actual departamento de Nariño), en Colombia sudoccidental. Sentadas con las piernas cruzadas o en taburetes bajos, las mujeres parecen estar hilando lana para hacer la ropa de abrigo esencial que les permitiría sobrevivir en las altas montañas de los Andes.

Eugenia Vilalta

Mujer tejiendo de Eugenia Vilalta

Vincent Van Gogh

Mujer de Scheveningen tejiendo de Vincent Van Gogh que se encuentra entre los expresionistas alemanes y los fauvistas

Sala de Exposiciones del Centro Cultural; «Artistas Gallegos en la colección Caixavigo“. Incluidas en la Colección de Arte de “La Fundación”

María Antonia Dans

Paisaje de Arzúa de María Antonia Dans

Óleo/tela: Lomas onduladas, armonizan con árboles de perfiles redondeados y almiares modelados con rotundos volúmenes, combinando, sutilmente lo esquemático y lo lírico. Dominan ocres y marrones, orquestados con morados, negros, verdes, azules y blancos.

Colmeiro

La siega de la hierba de Colmeiro

Amarillos y verdes se ondulan y rizan, ocultando los pies de los campesinos que, en posturas contrapuestas, siegan la hierba. La perspectiva del campo se pierde en la lejanía, por donde asoma un mínimo resquicio de cielo. Las figuras, esquemáticas, destacan modeladas con rico colorido y espesa textura. El resultado es de gran belleza plástica.

Como otros autores del Movimiento Renovador del Arte Gallego nacido alrededor de mediados de los años veinte (Maside, Souto, Laxeiro…), fue creando un estilo que compagina diversas influencias internacionales con un realismo primitivista de formas sintetizadas, deudor también de las tradiciones gallegas. La búsqueda de inspiración en el folclore, en el centro de la vida popular y en ciertos aspectos del mundo rural está marcada por un poso de compromiso social muy intenso

Virxilio

Unha vendimia de Virxilio: La vendimia, más que una fiesta popular, es un rito anual que forma parte de una cultura a la que el autor nunca ha renunciado a retratar. La obra refleja el bullicio y el movimiento de una jornada de trabajo. Las mujeres, de rostros impersonales, cargan cestas de uvas y desbordan los capachos por la generosidad de los racimos recolectados de la vid cuyas hojas inundan el espacio pictórico. En la tabla no existe el vacío, solo podemos intuir al fondo el lejano paisaje montañoso. Las figuras dominan una composición abigarrada, cargada de detalles, enmarcada en un ornamental filete de puntos. Los motivos decorativos, redondeles, espirales, inspirados en la artesanía portuguesa del azulejo, se perfilan en relieve consiguiendo calidades físicas, invadiendo los vestidos coloristas de las mujeres, las hojas, los apetitosos racimos… La calidez de los tonos, los rosados combinados con los azules, confieren alegría a una composición que nos recuerda a las hojas rojas de las vid, al color del vino, a la dulzura del aire del mes de septiembre. EXPOSICIONES: «Virxilio». 1981. Sala de Exposiciones de Caixaourense, Vigo

Desarrolla una simplificación formal, de raíz expresionista, con la utilización un tanto arbitraria del color, de progenie Fauve. Para sus cuadros utiliza como formato característico tablas como soporte, necesarias para sus temas realizados con arenas mezcladas en capas menudas para generar relieve, con pequeñas volutas curvas. Es un efecto que tiene en la base el dibujo, a lápiz o pluma, añadiendo tintas planas aplicadas con intensos colores, efectivo recurso que le identifica, sistema que utiliza asimismo en carteles y portadas de libros. Así para Manuel Alvar, Martín de Riquer, Xesús Rábade, Uxío Novoneyra, o el dedicado a Manuel Luís Acuña, y también para la Gran Enciclopedia Gallega, viñetas y letras capitulares. Destaca asimismo su carpeta de serigrafías del Conde de Gondomar de 1991.

Arturo Souto

Japonesas de Arturo Souto: Organiza la composición con el dibujo y el color en una superficie densamente construida con espesas pinceladas, manchas de color, golpes de espátula, y juegos de pincel, en un encuentro apasionado y vibrante con el color, dentro de un clima que tiene algo de » fauve » y que revela esa permanente inquietud estética, contraria a todo convencionalismo, característica de Souto a lo largo de toda su carrera. Entre las dos figuras femeninas se sitúa la mesa camilla y el quinqué, y alrededor, en el aire, vuelan mariposas que tocan las figuras y se fijan en el azul, que parece prolongar el espacio indefinidamente, en un instante de profunda poesía

Uno de sus temas recurrentes es el ambiente de escenas de taberna, cabaré o prostibularios, representaciones en las que domina lo sensual: Desnudo femenino al lado de una mesa, (1930) o lo explícitamente erótico: Esperando, (1938) y Jugando a las cartas, (1932). Además de eso, no pocas obras de estos años treinta están en la órbita de la pintura figurativa italiana de los Valori Plastici y del denominado realismo mágico.

Piscina B de Carlos Alcolea mostró, desde los inicios de los años setenta, un deseo por volver a la figuración en la pintura convirtiendo al agua en referente y obsesión de su obra, exponiendo ideas como, el agua nos mira, es el medio de la pintura.

El líquido elemento y las piscinas están presentes su poética, en sus obras y escritos -Aprender a nadar de 1980- como una iconografía constante que le llevó incluso a rodar un video sobre piscinas. En ellas, es evidente la dependencia de David Hockney, de su serie Piscinas de Beverly Hills y la influencia de la pintura Pop, patente en la ironía con la que retrata a las figuras, a los bañistas, reales o de ficción. Objeto de su interés serán también los artistas, los personajes imaginarios, borrachos, la reina de Inglaterra… diversos seres que pueblan un universo personal lleno de simbolismos que, sin embargo, cobran sentido en una propuesta compleja e irónica con múltiples referencias al mundo de la cultura, del arte, de la poesía, de la literatura…

En el año 1970 pinta su primera obra con una piscina. Dos años más tarde continúa con los mismos intereses en esta composición donde retrata a una mujer en el momento de salir del agua.

Alcolea es un artista dificilmente calificable. De raíz expresionista, sintetiza el barroquismo de ese movimiento eminentemente germano en una pintura casi plana, deliberadamente desmañada, cargada de ironía. Cierto geometrismo preside sus composiciones

Antón Pulido

Camiño Vermello de Antón Pulido: Un personaje solo, de frente, en actitud de andar por un camino que se cierra a sus espaldas y se abre a medida que avanza hacia el primer término. La exagerada perspectiva del sendero, enmarcado en un paisaje en el que domina el cielo, empuja a la figura hacia el espectador que se introduce en el cuadro. El caminante, sin rasgos precisos, adquiere un carácter simbólico que se acentúa con el esquematismo del dibujo realzado con rojos, azules y negros, aplicados de forma directa y emocional por el artista que utiliza densas pinceladas y espontáneos toques de espátula.

Pulido avanza plásticamente hacia temas más pasionales y emocionantes aunque inseguros, reflejo de las contradicciones del ser humano. El desasosiego vital próximo a Eduard Munch se aprecia en Abismo, 1991. Encarna a un ser desconcertado plantado ante su roca Tarpeya, escrutando los límites de las sombras marinas. Conecta con Böcklin, los expresionistas y con la belleza seductora de la atracción del abismo, de la que tratan Rafael Argullol y los románticos alemanes, como Caspar David Friedrich. Las apasionadas gamas intensifican la inminencia de que algo importante puede suceder.

Castelao

O emigrante. Farruco se expatría de Castelao

La figura del emigrante, desaliñado con expresión de tristeza se recorta sobre el fondo rojo del hórreo bajo el que se esconde un niño, curioso; a la derecha, en segundo término y hasta el fondo se extiende un paisaje de montaña con casas, iglesia, romería y grupos de personas, desperdigadas entre la arboleda, que ponen una nota de color sobre la gama de verdes y marrones. A contraluz, un gran árbol con las ramas desnudas sobre el cielo crepuscular, domina el paisaje con un bello efecto estético. Técnica lisa y homogénea por toda la tela.

En la Colección de Afundación se conservan distintos dibujos, así como dos cuadros con el título En el faetón de Rianxo a Santiago, de 1908, uno marino de los años 20 y los emblemáticos óleos El emigrante y Regreso del indiano, pintados en 1916 y 1918, que escenifican los dos momentos en la vida del paisano gallego, el de la ida y el del regreso de América.

Castelao
Castelao
Rafael Alonso

Bodegón sobre la ría de Rafael Alonso

Con un atrevido encuadre nos enfrenta directamente a la mesa que se apoya en la barandilla del balcón que da a la Ría, integrando de manera amable los elementos del bodegón con el paisaje de uno de los lugares preferidos del pintor, a donde le gustaba acudir cuando se encontraba sólo. El pescado, el limón, la taza junto a la botella de vino blanco y un frutero sobre el mar nos hablan del valor de las cosas sencillas, con una pintura sintética que resplandece en las paredes de las casas de Combarro y se convierte en un estallido de luz al juntarse con el blanco del mantel y de la loza que está sobre la mesa.

Reconocido acuarelista, será esta técnica la preferida de Alonso y el paisaje se convertirá en el género más trabajado en su producción, junto con el desnudo, el retrato o las naturalezas muertas. Las 37 obras pertenecientes a esta colección son una interesante selección de su trabajo, ya que está representada su producción desde los inicios de su carrera, así como los géneros más abordados por él.

4 comments on “El Arte de Pintar de María Luisa Fernández Campos

  1. Que bonito Julián y me dio gracia ver la pintura de Marisa. 🙏🏻

    1. Gracias a tí pude conocer esta pintura…

      1. marialuisafernndezcampos dice:

        Julián me llena de orgullo y satisfacción ,como decía el emérito ,que me incluyeras entre esos grandes pintores ,un honor para mí inmerecido ,gracias amigo.

      2. Creas o no te lo mereces

Deja un comentario
A %d blogueros les gusta esto: